Un Viernes Santo maratoniano y multitudinario

(Última actualizacion en: 4 abril, 2015)

image

El Calvario pone en pie a los fieles a las seis de la mañana y Fabra asiste por la noche a la procesión de la Muerte de Cristo, en la que desfilan cuatro tallas de Mariano Benlliure.

Los vecinos de Crevillent vivieron ayer un maratoniano Viernes Santo, que comenzaba de madrugada con las Dianas y finalizaba con la Procesión de la Muerte de Cristo, que estuvo presidida en la tribuna de autoridades por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. El jefe del Consell destacó la singularidad de esta procesión, en la que desfilan nada menos que cuatro tallas del escultor Mariano Benlliure.

Fue un Viernes Santo intenso y multitudinario el que Crevillent vivió en torno a sus ritos, costumbres y tradiciones. Un ceremonial que comenzaba muy de madrugada con las Dianas, interpretadas por grupos de bandas de música y de cornetas y tambores, rondallas e incluso de flauta integradas por los alumnos de distintos colegios de la localidad dirigidos por sus profesores de música.

El ‘Abrazo de la Morquera’, celebrado a las siete de la mañana, volvía a reunir a crevillentinos y visitantes en este punto, para presenciar el emotivo Encuentro entre Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores. Previamente, la Verónica enjugaba con su paño el rostro ensangrentado de Cristo.

Almuerzo del ‘pa torrat’

Finalizado el ‘Abrazo’ y con los pasos expuestos en el Calvario, que se convertía de esta forma en un museo al aire libre, llegaba el momento de degustar el tradicional almuerzo del ‘pa torrat’, compuesto por pan tostado con untes de aceite, bacalao y ajos al horno, cocas y habas.

La jornada matinal finalizaba al filo de las tres de la tarde con el tercero y último de los ‘Abrazos’, que tenía como escenario la Plaza de la Constitución.

Por la noche el presidente de la Generalitat Alberto Fabra, acompañado por el conseller de Sanidad, Manuel Llombart, y la directoria general de Cultura, Marta Alonso, presidían desde la tribuna de autoridades la procesión de la Muerte de Cristo.

El jefe del Consell llegaba a la Plaza Maciá Abela a las ocho de la tarde, donde era recibido por el alcalde de Crevillent, César Augusto Asencio, y el presidente de la Federación de Cofradías y Hermandades, José Antonio Maciá. A continuación saludaba a los Presidentes de las Cofradías y Hermandades y ‘als agarradors’, que llevaron sobre sus hombros las imágenes que procesionan esa noche, así como al resto de cofrades.

En la procesión de la Muerte de Cristo participan cuatro imágenes talladas por Mariano Benlliure, ‘María Magdalena’, ‘Las tres Marías y San Juan’, ‘Santísimo Cristo Yacente’ y ‘San Juan de la Tercera Palabra en la Cruz’.

Junto a las tallas del ilustre maestro valenciano también procesionan el ‘Santísimo Cristo de la Victoria’, de Flotats; ‘Virgen de la Piedad’ y ‘Régina Martyrum’, de Juan García Talens; ‘Santísimo Cristo del Descendimiento’, de Carmelo Vicens, y el ‘Traslado al Santo Sepulcro’, de Juan García Yudez.

El presidente de la Generalitat destacó la singularidad de esta procesión, que combina la calidad de las imágenes con unos excelsos cantos corales.

Autor entrada: admin