La Procesión de Penitencia reanudaba anoche el programa de procesiones

(Última actualizacion en: 1 abril, 2015)

image

En la oscuridad de la noche y con la única luz de las antorchas, la imagen del Santísimo Cristo de Difuntos y Ánimas recorría las calles del casco antiguo.

Las voces graves del Coro y ronco sonar de las campanas, rompían el silencio de un ambiente que invitaba a la reflexión y meditación.

La Procesión de Penitencia reanudaba anoche el programa de procesiones de la Semana Santa crevillentina. El rito anual se iniciaba en el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de Belén, con la oración-reflexión dirigida por el consiliario de la Hermandad, el Rvdo. D. Miguel Riquelme, que introducía a los hermanos en el recogimiento de la Procesión “en el acompañamiento a Cristo que sale a nuestro encuentro, que mira el rostro de cada hombre y mujer, pero en especial de los que más sufren el dolor, la marginación, la pobreza, la falta de un puesto de trabajo, la enfermedad, la soledad…”

Con las luces de las calles apagadas, se abrían las puertas del templo de Belén de cuyo interior salían los penitentes con las antorchas encendidas que iluminaban tenuamente la oscuridad de la noche.

La oscuridad invitaba al silencio, silencio que era roto por el ronco sonar de las campanas de madera y los motetes Himno a la Santa Cruz”, basado en un fragmento de Venantius Fortunatus del siglo VI con arreglos de Ramón Mas Soler y “Velum Templi” de José Alberto Aznar, cantados por el Coro de Voces Graves de Crevillent.

Las miradas del público buscaban la impactante imagen del Santísimo Cristo de Difuntos y Ánimas, que nuevamente y tras la experiencia del pasado año, volvía a salir “de pie y no acostada” a hombros de los hermanos penitentes“.

Emotivo fue el paso del Cristo por la estrecha calle San Francisco para enlazar con Peine, donde cada año se pone de manifiesto la pericia de los “hermanos” que portaban la imagen para evitar que la cruz rozara en las paredes.

La Procesión finalizaba en la Plaza de la Constitución, con una oración por todos los difuntos crevillentinos y por el nuevo Plan Diocesano de Pastoral que está preparando la Diócesis, siguiendo de las orientaciones del Obispo y Junta Diocesana de Cofradías y Hermandades de Semana Santa.

Autor entrada: admin