Devoción y pasión por Cristo

(Última actualizacion en: 2 abril, 2015)

image

La Entrada de Pasos dio el pistoletazo de salida a un Miércoles Santo que acabó pasadas las cinco de la madrugada.

Los ritos, las costumbres y la tradiciones volvieron a darse cita en Crevillent con motivo del Miércoles Santo. De una forma muy particular y familiar, los crevillentinos se reunieron una vez más entorno a las imágenes que participaron en la procesión de la ‘Pasión de Cristo’, que este año estrenaba nuevo itinerario.

Como cada Dimicres Sant, los crevillentinos vivieron un año más el ceremonial heredado de sus mayores con el Arreglado de Pasos, la Entrada de Pasos, la Procesión de la Pasión y el Traslado del Cristo de la Victoria y las Tres Marías. Una larga jornada que finalizaba alrededor de las cinco de la madrugada.

Vestir las imágenes, colocar las coronas o preparar el estandarte son funciones que han ido pasando de padres a hijos, de generación en generación. Cada uno sabe cual es su cometido y así, en franca harmonía, y dentro de un ambiente de hermandad cofrade, fueron pasando las horas hasta llegar el momento de subir a la Parroquia Nuestra Señora de Belén.

Alrededor de las siete y media de la tarde cobraba vida uno de los momentos más esperados por los crevillentinos: la Entrada de Pasos a la Plaza de la Constitución. Es este sin duda un momento de encuentro entre los crevillentinos residentes y los ausentes. Todos esperaron expectantes la llegada de cada una de las cofradías. Desde diferentes puntos se escuchaban ‘les pasarelles’, composiciones musicales escritas por músicos locales, ‘Al Calvario’, ‘La Cena’, ‘El Lavatorio’, ‘La Samaritana’. Solo son interpretadas en la tarde del Dimecres Sant.

A las diez y cuarto de la noche daba comienzo la procesión de la Pasión de Cristo. Dieciséis cofradías. Dieciséis secuencias de la Pasión de Cristo, que el espectador vio pasar cronológicamente una tras otra sin necesidad de levantarse de su silla. Este año la Procesión estrenaba nuevo recorrido al suprimir el paso por las calles Blasco Ibañez, Llavador y Carmen y recorrer a la inversa la parte alta del casco antiguo. Así el cortejo procesional, salió del interior de la Parroquia de Nuestra Señora de Belén, para continuar por la Plaza de la Constitución, Purísima, Médico Lledó, Francisco Candela, Salvador Mas, Pedro Soler, Cantó, San José, Mayor, para finalizar en la Plaza de la Constitución. Un trayecto que era esperado con interés al invertirse el recorrido habitual y que fue del agrado de los espectadores que se congregaron en las calles del casco antiguo alto de Crevillent.

Al término de la procesión, pasadas las tres de la madrugada, estaba previsto que comenzara el Traslado del Cristo de la Victoria y las Tres Marías y San Juan a la parroquia de la Santísima Trinidad. Largas filas de fieles por devoción o en cumplimiento de promesas, participan en este este Traslado, en el que el Coro de voces Graves de Crevillent interpreta ‘Christus factus est’, del compositor local José Ruiz Gasch.

Autor entrada: admin